Hasta el 27/01/2019

Bartolomé Bermejo

Museo Nacional del Prado. Madrid.

 .
Podremos disfrutar del universo creado por el Bermejo, en 48 obras de este artista de origen cordobés, una de las más importantes figuras del arte del siglo XV, en la mayor muestra antológica que se ha organizado sobre su obra. Se han reunido la mayor cantidad de pinturas que se conservan, que están repartidas por España, Europa y Estados Unidos, donde veremos en toda su dimensión el arte de este pintor que desarrollo su trabajo sobretodo en los territorios de la Corona de Aragón.
En la sala C del edificio Jerónimos del Museo del Prado veremos como este artista judeoconverso, que residió en Valencia, Daroca, Zaragoza y Barcelona, dejó muy latente su estilo y creatividad a pesar de que se asoció junto a otros maestros locales a los que sobrepasó, debido a su alto nivel creativo y dominio de la nueva tendencia técnica de la época, el óleo. Muy influenciado por la pintura flamenca, la escuela creada por Eyck y Van der Weyden, probablemente en su estancia en Valencia captó y absorbió de ellos, ya que en el segundo tercio del siglo XV era una ciudad muy cosmopolita abierta a las tendencias flamencas e italianas. Su fama le vino sobretodo por su ilusionismo pictórico, una alta capacidad técnica en sorprendentes efectos de brillos en metales, joyas, efectos de transparencia de gasas, texturas de materiales como el mármol, pavimentos y tejidos.
 .
.
Exposición organizada junto al Museu Nacional d’Art de Catalunya y en colaboración de la Comunidad de Madrid y el apoyo de la Fundación Banco Sabadell. nos muestra como Bermejo tuvo una incesante capacidad de buscar nuevas composiciones e interpretaciones de temas religiosos como de paisajes y retratos, que después serian muy imitadas por otros muchos artistas, en obras como San Miguel triunfante sobre el demonio con Antoni Joan de Tous (National Gallery de Londres), Flagelación de santa Engracia (Museo de Bellas Artes de Bilbao) y Piedad Desplà (Catedral de Barcelona). Una vez clausurada en Madrid ira desde el 14 de febrero hasta el 19 de mayo de 2019 a el Museu Nacional d’Art Catalunya.
.

 

Angel Ruiz Ruiz.