Hasta el 25 DE FEBRERO, 2018

David Hockney
Barry Humphries, 26, 27 y 28 de marzo de 2015 (Barry Humphries, 26th, 27th, 28th March 2015) de 82 retratos y 1 bodegón
Acrílico sobre lienzo (de un conjunto de 82)
121,92 x 91,44 cm
© David Hockney Foto: Richard Schmidt

DAVID HOCKNEY: 82 RETRATOS Y 1 BODEGÓN

Nacido en Bradford en 1937, David Hockney asistió a la Bradford School of Art antes de acceder al Royal College of Art, donde estudió entre 1959 y 1962. Entre sus condiscípulos se encontraban Allen Jones y R. B. Kitaj. La fama de Hockney le llegó cuando todavía era estudiante, pues su obra se incluyó en la muestra Young Contemporaries, que marcó el florecimiento del arte pop británico. Visitó Los Ángeles a comienzos de los años sesenta, y poco después fijó allí su residencia. Con frecuencia se le asocia con el sur de California y con las numerosas obras que produjo durante las décadas que vivió allí. A partir de 2004, Hockney residió varios años en Bridlington, representando el paisaje de Yorkshire a través de acuarelas y óleos, y también mediante películas y su iPad. Este redescubrimiento del paisaje culminó en la exposición David Hockney: una visión más amplia que se mostró en la Royal Academy of Arts en 2012 y luego viajó al Museo Guggenheim Bilbao. Tras la muestra, Hockney volvió a Los Ángeles, donde regresó a la intimidad del retrato, género que ha jugado un papel fundamental en su larga carrera y que continúa fascinándole.

En el verano de 2013 realizó la primera pintura de lo que se convertiría en un gran conjunto de 90 retratos. De ellos, 82 pueden verse en esta muestra, junto con un bodegón.

David Hockney en su estudio, Los Ángeles, 1 de marzo de 2016 (David Hockney in his Studio, Los Angeles March 1st 2016)
© David Hockney
Foto: Jean-Pierre Gonçalves de Lima

La Exposicion:

Tras la gran exposición de paisajes que el Museo Guggenheim Bilbao le dedicó en 2012, David Hockney se alejó de la pintura, dejó su casa de Yorkshire y regresó a Los Ángeles. Poco a poco, y comenzando por una representación del jefe de su estudio, volvió a la tranquila contemplación que conlleva la pintura de retratos. A lo largo de varios meses, el género del retrato le absorbió totalmente, y comenzó a invitar a su estudio a diferentes personas de su entorno, familiares, amigos y conocidos, entre los que se encontraban trabajadores de su estudio, otros artistas, curators y galeristas.

Todas las obras realizadas en este período tienen el mismo tamaño, muestran al modelo sentado en la misma silla y con el mismo azul de fondo, y todos fueron pintados en el transcurso de tres días. No obstante, el virtuosismo pictórico de Hockney logra que las diferentes personalidades de los modelos afloren en el lienzo de manera cálida e inmediata. Esta exposición presenta los retratos realizados recientemente por David Hockney, con un renovado vigor, que ofrecen una instantánea íntima del mundo artístico de Los Ángeles y de las personas que se han cruzado en el camino del artista en los últimos años.

Exposición organizada por la Royal Academy of Arts, Londres, en colaboración con el Museo Guggenheim Bilbao

Foto y texto de: www.guggenheim-bilbao.eus